Se acerca el final de Juegos de Tronos


Juegos de Tronos

“Juego de Tronos”, como se le conoce en su traducción al castellano, está a solo capítulos de culminar mediante su 8va temporada, además de coronarse muy posiblemente como la serie más importante de la historia de la televisión.

Game of Thrones, con 9 años de rodaje (que están por cumplirse el 17 de abril), será oficialmente la serie más costosa de la historia de la televisión para su cantidad de temporadas, las cuales, desde el comienzo, contaban con un presupuesto de entre 5 y 7 millones de dólares por capítulo, lo que se ha elevado a una suma de 15 millones para su Grand Finale.

Era de esperarse el crecimiento del presupuesto por el éxito de la producción; y pareciese ayer que se hablaba de la costosa “Batalla de Los Bastardos”, que costó 10 millones de dólares y se filmó en 25 días. Dentro de los competidores, se encuentran “The Crown” y “ER”, con un presupuesto de 13 millones de dólares y “Friends”, con 10 millones por capítulo.

Lo que ha embelesado a los espectadores, sin duda, han sido los “plot twist” de la trama, con una mezcla entre violencia, traición, sexo, incesto, zombis y glaseado de dragones encima, que blinda a la serie de sufrir desencanto por parte de la audiencia al sufrir las pérdidas de sus personajes favoritos, ya que la trama trasciende a ellos.

La genialidad de George R.R Martin y la dirección de sus “Manos”, los directores David Benioff y D.B Weiss, han provocado que los televidentes sientan un apego incondicional al desenvolvimiento de la serie, además de una curiosidad -in crescendo- por saber cómo terminará esta épica que no tiene comparación con nada visto previamente.

Para ser una serie de ciencia ficción de época, basada en la guerra por un trono y la geopolítica, con una nomenclatura difícil de resumir, la narrativa de la misma está orientada más hacia la diplomacia y los diálogos que a la guerra en sí, como sí se ve en su competencia directa: Vikings, Marco Polo, The Last Kingdom, etc.

La muerte ha sido constante e implacable en cada temporada, y quedó perfectamente demostrado en “La Boda Roja”, el noveno capítulo de la tercera temporada. Dicho esto y parafraseando a su creador, quien sostuvo que esta temporada tendrá escenas como aquel triste episodio, lo único que queda pensar es que aquí va a morirse un gentío.

Las redes como negocio

La -pequeña gran diferencia- entre las series más populares del siglo pasado y la década pasada con Game of Thrones, es el avance, la evolución y el esparcimiento del internet. El alcance del contenido orgánico proporcionado por las redes oficiales de HBO, los actores principales y los “fan made memes” relacionados directamente a su multiplicación mediante la viralidad, han colaborado a que el rating escale exponencialmente en cada rincón del universo 2.0.

El humor, como muestra sociocultural en internet, se propaga en distintos idiomas con las mismas escenas de la serie y nutren las cuentas de entretenimiento que instan y -casi- obligan a muchas personas a unirse a la cultura pop que GOT representa para ser parte del fenómeno.

No es casualidad que dos grandes marcas como Oreo y Johnnie Walker aprovecharan el éxito de la serie para promocionar recientemente sus productos con emplazamientos que se hicieron muy popular en redes sociales. Oreo, realizó el intro de la serie con la estructura de sus galletas, y Johnnie Walker aprovechó a los “White Walkers” para lanzar una edición de invierno en 2018.

Ratio, récords, rating

Tan solo en Estados Unidos en 2017 para su séptima temporada, GOT acumuló 12.07 millones de espectadores en su último capítulo, además de reproducirse oficialmente en 173 países a nivel mundial de manera simultánea, un factor que eclipsará Netflix durante los próximos 2 meses de continuar la tendencia.

Por otro lado, la serie acumuló 12 galardones en la 67 edición de los Emmy, además de romper los record Guinness al ganar 38 premios en lo que va de emisión. Uniendo el espectro 2.0 con la televisión, el capítulo “Dragonstone” fue el de mayor actividad en Twitter con más de 2.4 millones de tweets, en gran parte atribuidos a la aparición del cantante Ed Sheeran.

Hacking the bussiness

La piratería que genera GOT es sencillamente DESCOMUNAL, y se posiciona de primera como la serie más descargada ilegalmente de todas, con más de 350.000 portales que comparten sus capítulos en simultáneo para 2016, según TorrentFreak.

En pasado, filtrar un capítulo de una serie que cuenta con 10 episodios anuales, podía ser fatal para los números del canal, pero la audiencia que Game of Thrones ha generado, ha hecho que HBO ya no le preste demasiada atención a los hackers que diariamente buscan hacerse con el preciado tesoro audiovisual.

Ganancia de los actores

Según se suman temporadas al bolsillo, los principales actores Emilia Clarke (Daenerys Targaryen), Kit Harrington (Jon Snow), Lena Heady (Cersei Lannister), Nikolaj Coster-Waldau (Jamie Lannister) y Peter Dinklage (Tyrion Lannister), han renegociado sus contratos y han elevado sus ganancias a 500 mil dólares por capítulo, encabezando la lista a actores mejores pagados en la serie.

Aunque parezca un monto exorbitante, no compite con los contratos de The Big Bang Theory (900.000$ por capítulo) y se iguala Kevin Spacey en House of Cards.

Aquí una lista de los actores mejor pagados de la TV actualmente:

Fuente: Infobae

2 años de espera, ¿por qué?

Aunque los creadores de la serie sostienen que la demora viene a raíz de la dificultad de grabar esta última temporada, sostengo que son motivos de mercado. En una producción donde el capítulo más grande se creó en 55 días para una temporada de apenas 6 capítulos, es difícil creer que podrían tomarse más de 600 para crear otros 5, entre otros preparativos de producción.

Mi hipótesis, y por la cual creo que se está buscando algo más allá del éxito de la serie, está basada en el tiempo. Hablamos de una década cinematográfica entera que ha estado regida por las altas expectativas de la audiencia, los spoilers, las teorías en foros, el suspenso y ninguna -grandiosa decepción-, como sí ha pasado con The Walking Dead y Vikings, por ejemplo.

En estos plazos, también se dio tiempo a R.R Martin para que pudiese culminar sus libros y alinear paralelamente la impresión de la obra con el espectro televisivo. Game of Thrones y todo su staff, buscan posicionarse como la serie más importante de la historia de la TV, por eso esperaron hasta final de la década para cerrar sus 10 años de emisión, donde un plazo adicional de un año (2019) es clave para no ser suplantada por algún otro hit de haber culminado en 2018.

Estamos en presencia del fenómeno de mercado más grande de la televisión, aún más estruendoso que Breaking Bad, Los Soprano, The Wire y demás series que cambiaron la historia de la tv, y por como lucen los preparativos, estoy convencido de que así será.

¡Valar Morghulis!

Ángel Rivero 
(@angelriverosg).
“El todo es una parte de lo mismo”.

 



Source link

قالب وردپرس