Agotamiento por ola de calor — Mejor con Salud


El agotamiento por ola calor constituye un cuadro que se caracteriza por una temperatura corporal alta, siempre menor de 40º C.  Se origina en ambientes muy calurosos, en combinación con gran humedad e intensa actividad física.

Puede evolucionar hacia el denominado «golpe de calor» que es un cuadro mucho más grave, incluso mortal. La última gran ola de calor que afectó a Europa en 2003 provocó más de 35.000 muertos con temperaturas que superaron los 46 grados centígrados.

Síntomas de agotamiento por ola de calor

Pueden ser muy inespecíficos y el paciente puede no relacionar lo que le pasa con el calor, la humedad y el ejercicio. En el examen físico suele presentar una temperatura por debajo de los 40º C e incluso puede ser totalmente normal. Esto es debido a los mecanismos de compensación cómo la sudoración.

Los síntomas más habituales son:

  • Sudoración abundante: piel pálida y fría.
  • Pulso acelerado.
  • Calambres musculares.
  • Malestar.
  • Debilidad.
  • Mareos.
  • Dolor de cabeza.
  • Nausea y vómitos.
  • Orina de color oscuro por la deshidratación.

A diferencia de lo que pasa en el golpe de calor, en este caso los pacientes suelen conservar intacto su estado mental, siendo muy raras la confusión o la pérdida de conocimiento, aunque pueden presentar hipotensión ortostática (sentir mareos cuando se ponen de pie de forma brusca).

Te puede interesar: Erupciones por el calor: 5 remedios para controlarlo

¿Por qué se produce el agotamiento por ola de calor?

El agotamiento por ola de calor ocurre cuando el organismo intenta regular la temperatura a través del sudor, sin tener éxito.

Podemos decir que es el fracaso del organismo para mantener la temperatura normal en ambientes de temperatura y humedad altas, en el curso de grandes esfuerzos físicos. El cuerpo intenta regular la temperatura a través del sudor, pero llega un momento que resulta ineficaz.

Además del agua, a través del sudor se pierden electrolitos como en sodio y el potasio, llegando a ser la causa de los calambres musculares y la taquicardia.

Es importante tener en cuenta que el valor del termómetro, en ocasiones, no refleja el peligro real de las temperaturas ambientales. Una temperatura no excesivamente elevada, en presencia de altos grados de humedad, puede producir un agotamiento por ola de calor.

Es lo que se denomina índice de calor y mide la temperatura del aire más los efectos de la humedad. Por eso, temperaturas consideradas como tolerables, se pueden convertir en peligrosas en ciertas situaciones.

Como en otros muchos casos, la mejor terapia contra el agotamiento por ola de calor es la prevención. Las empresas están obligadas por ley a adaptar las temperaturas de los centros de trabajo.

En oficinas y lugares de trabajo sedentario: entre 17 y 27º C. Si las temperaturas están por debajo o por encima de este rango se considera estrés térmico. Sin embargo, hay un vacío legal en lo referente a los trabajos en el exterior.

Las empresas están obligadas por la Ley de Prevención de Riesgos Laborales a evitar el estrés térmico con diferentes medidas, por ejemplo, adaptando los horarios de trabajo en invierno y verano a las horas de menor riesgo y mejor desempeño.

Situaciones que agravan el pronóstico

  • Obesidad
  • Trastornos cardiacos
  • Insuficiencia respiratoria
  • Ciertos medicamentos: antibióticos, anticonvulsivos, diuréticos, laxantes, antihistamínicos, vasoconstrictores, betabloqueantes, antidepresivos y antipsicóticos, entre otros, y algunas drogas como la cocaína y las anfetaminas
paciente obeso
Los pacientes con obesidad son más susceptibles a sufrir de agotamiento por ola de calor.

No solo hay que prestar atención a los trabajadores. La realización de deportes al aire libre: ciclismo, atletismo, senderismo etc., en las horas inadecuadas y sin la correcta protección pueden conducirnos al agotamiento por ola de calor.

Hay que tener especial atención a los niños y personas mayores que no poseen un sistema termorregulador eficaz y son susceptibles al agotamiento por ola de calor a menor temperatura y tiempo de exposición.

Lee también: Cómo aliviar el dolor de cabeza en verano

Medidas preventivas

  • Ropa ligera, holgada y de colores claros.
  • Sombrero, gorra, paraguas para evitar el contacto directo del sol con la cabeza.
  • Crema solar de protección suficiente según el lugar, época del año e índice ultravioleta.
  • Beber agua en cantidad suficiente, repitiendo en cortos períodos de tiempo. Para comprobar si está correctamente hidratado es útil observar el color de la orina: si es claro la hidratación puede ser correcta, si es oscura necesitamos beber más agua.
  • Reponer electrolitos que se pierden junto al agua por el sudor. Pueden ayudar las bebidas isotónicas para deportistas o las denominadas limonadas alcalinas.
  • Reducir la ingesta de bebidas estimulantes que contengan cafeína: colas, café, etc.
  • Evitar la ingesta de alcohol, ya que provoca deshidratación celular.
  • En la medida de lo posible, debemos programar las actividades que requieren esfuerzo físico, tanto las deportivas como las laborales, a las horas de menos calor. Es importante, también, programar descansos que nos permitan estar durante unos minutos en un lugar más fresco para luego reanudar la actividad.
  • De ningún modo debemos dejar niños dentro del coche en épocas de calor. La temperatura interior puede subir muchos grados en poco tiempo.

¿Cómo actuar en caso de agotamiento por ola de calor?

Hidratación
Una correcta hidratación es clave para contrarrestar los efectos del agotamiento por ola de calor. Además, también es conveniente buscar un lugar fresco para descansar.

En caso de que se haya producido el agotamiento por ola de calor:

  • Debemos alejarnos del lugar y buscar un lugar fresco a la sombra.
  • Nos podemos tumbar en el suelo y elevar las piernas para facilitar el retorno venoso al corazón y la perfusión del cerebro.
  • Despojarse de la ropa innecesaria, desabrochar botones del cuello o de cualquier otra parte que nos opriman.
  • Refrescarse con un baño o ducha fría. Aplicar toallas mojadas en la cabeza, nuca y pecho.
  • Hidratarse poco a poco con agua o bebidas isotónicas.
  • Los síntomas del agotamiento pueden durar varios días; no haga ejercicio, ni se exponga al calor mientras no se haya recuperado totalmente.

Si tras estas recomendaciones no se recupera, la temperatura corporal sigue alta, se desmaya o tiene convulsiones debe llamar a los servicios de emergencia o acudir al médico. Debemos ser precavidos con las actividades que nos puedan producir agotamiento por ola de calor y tomar las medidas preventivas necesarias.



Fuente original Mejorconsalud

قالب وردپرس