así es el estándar con el que los electrodomésticos podrán decir adiós a los cables en la cocina


La carga inalámbrica no deja de traer buenas noticias a dispositivos como smartphones, relojes o incluso auriculares, y hoy hemos conocido la solución más rápida hasta la fecha: Mi Charge Turbo de Xiaomi, capaz de cargar hasta a 30 vatios con sus cargadores propietarios, sin dejar de ser compatible con el estándar Qi (con el que cargará a 10 vatios).

Con todo y con eso, todavía no podemos hablar de que haya despegado, aunque vaya a más. Para que la experiencia trascienda al resto de la casa y se repita con electrodomésticos, hace falta una especificación como Qi, por lo que sus creadores, el Wireless Power Consortium (WPC), han desarrollado una solución que esperan que tenga el mismo éxito: Ki Cordless Kitchen.


Hacia un futuro donde en la cocina todo es más flexible

La promesa del estándar Ki Cordless Kitchen es permitir que electrodomésticos pequeños, los que más se mueven dentro y fuera de una cocina, puedan alimentarse energéticamente con tan sólo colocarse sobre una base. Así, se eliminarían definitivamente los cables típicos que vemos en cafeteras, microondas, etc.

La potencia máxima que soporta por el momento el estándar (recordemos, en desarrollo) es de 2.200 W o 2,2 kW, por lo que electrodomésticos de potencia desmesurada no serán compatibles, por el momento.

Otra parte importante de lo que supondrá Ki Cordless Kitchen en las cocinas, si llega a implantarse, será la necesidad de cambiar mesas y encimaras para incluir las bases transmisoras de energía, como algunas personas habrán hecho comprando muebles que cargan inalámbricamente los smartphones.

Parte de lo que promete Ki Cordless Kitchen ya lo hemos visto en las cocinas por inducción, pero el nuevo estándar va más allá

La comunicación entre electrodomésticos y base se realizará vía NFC, y comenzará en el momento en que coloquemos los primeros en posición. El WPC también afirma que en esa comunicación podrán establecerse funciones inteligentes que harán al sistema distinguir entre objetos que deben funcionar y alimentarse y otros que no como llaves, tarjetas bancarias o smartphones.

También resulta interesante cómo se abre la puerta a controlar mejor la temperatura de ollas, sartenes y de otro tipo de utensilios a los que se les podrá decir que no queremos que el agua o la leche suban de cierta temperatura, tanto por seguridad como por seguir recetas de forma más precisa. En el vídeo del WPC se muestra cómo en el mismo espacio en que se calienta a las sartenes compatibles, se puede comer con platos. Así, un caso de uso sería ahorrar espacio en vitrocerámicas, para poder usarlo como mesa, por ejemplo.

Hay que mencionar que la especificación se encuentra en la última fase de su desarrollo, tras haber comenzado el desarrollo en 2013. Además, es interesante recordar que muchos de los fabricantes más importantes de electrodomésticos forman parte del WPC y pueden aportar en su desarrollo.

Vía | La Nación



Fuente original Xataka

قالب وردپرس