¿qué es y para qué sirve? — Mejor con Salud


El glucagón es una hormona que se sintetiza de forma natural en el organismo, concretamente en un órgano llamado páncreas. La principal función de esta hormona es aumentar los niveles de glucosa en la sangre, al contrario que la insulina.

Debido a esta propiedad, como veremos más adelante, el glucagón es ampliamente utilizado en pacientes que sufren un cuadro de hipoglucemia, es decir, una bajada de los niveles de glucosa. Específicamente, se utiliza en aquellos casos en los que el paciente ha perdido el conocimiento y no es capaz ni siquiera de tragar los alimentos.

A todas las personas que padecen diabetes se les recomienda que lleven siempre con ellas un envase de glucagón, especialmente a aquellas que sean dependientes de insulina. Además, también es importante que enseñen a alguna persona cercana a administrarlo para que, en caso de necesidad, pueda hacerlo.

Funciones del glucagón en el organismo

Debido a su mecanismo de acción, el glucagón desencadena una serie de efectos en diferentes órganos y procesos del organismo. Entre sus efectos, podemos mencionar los siguientes:

  • Metabólicos: en las reacciones metabólicas interviene induciendo el catabolismo del glucógeno del hígado. Con otras palabras, aumenta la ruptura de la molécula de glucógeno para la formación de glucosa.
  • Cardíacos: produce el conocido efecto beta, es decir, efectos inotrópico y cronotrópico positivos similares al de los fármacos beta-adrenérgicos. Una sustancia inotrópica es aquella que aumenta la capacidad contráctil del músculo. En cuanto al efecto cronotrópico, este hace referencia a la capacidad que tienen algunas sustancias de afectar al ritmo cardiaco.
  • Músculo liso: el glucagón induce la relajación intestinal aguda.
  • Aumenta la concentración de las catecolaminas.
  • Como ya sabemos, aumenta la liberación de la insulina. Esto permite que las células incorporen el transportador de glucosa (GLUT4) y puedan utilizar la glucosa formada durante el proceso de gluconeogénesis hepática, es decir, el proceso de síntesis de glucosa.

Regulación del glucagón

El principal factor regulador de los niveles de glucagón en la sangre son los niveles de glucosa. Cuando la glucosa está baja en la sangre, se manda una señal directa a las células alfa, que son las células del páncreas que sintetizan esta hormona. Esta acción se bloquea por la acción de la insulina. Por lo tanto, la glucosa y la insulina tienen efectos contrarios.

Los aminoácidos también elevan los niveles de glucagón. No obstante, este efecto es menor que el desencadenado por la glucosa. El hecho de que los aminoácidos también aumenten los niveles de glucagón es importante, ya que de esta forma se puede evitar una hipoglucemia desencadenada por un exceso en la ingesta de proteínas.

Otras sustancias que también estimulan la secreción de glucagón son:

  • Las catecolaminas.
  • Hormona del crecimiento.
  • Los glucocorticoides: lo hacen tanto de forma directa como de forma indirecta, ya que su acción afecta al incremento de los aminoácidos en el plasma.

Por otra parte, los ácidos grasos libres ejercen la acción contraria. En este sentido, tienen cierto efecto inhibidor sobre la secreción de glucagón.

Lee también: Plumas de insulina: características y funcionamiento

Aprendiendo más sobre la hipoglucemia

Mujer con diabetes

La hipoglucemia, como ya sabemos, es un trastorno caracterizado por unos niveles bajos de glucosa o azúcar en sangre. Para muchas personas con diabetes, eso se refiere a tener un nivel de 70 miligramos por decilitro o menor. No obstante, este valor puede variar, por lo que debes consultarlo con tu médico.

En cuanto a los síntomas de la hipoglucemia, tienden a aparecer con bastante rapidez y puede variar de una persona a otra. Además, hay personas que sufren el mismo síntoma pero de diferente intensidad e, incluso, hay otras personas que no padecen ninguno.

Entre los síntomas de una hipoglucemia de leve a moderada, podemos mencionar los siguientes:

  • Temblores o nervios.
  • Sudor excesivo.
  • Aumento de apetito.
  • Somnolencia.
  • Palidez.
  • Conducta o personalidad cambiante.
  • Descoordinación.

Por otra parte, cuando el cuadro hipoglucémico es grave, los síntomas característicos son:

  • Pérdida de apetito.
  • Convulsiones.
  • Pérdida de conocimiento.

Quizás también te interese leer: Causas y tratamiento de las convulsiones

Conclusión

El glucagón es una hormona que se sintetiza en el páncreas y cuya función principal es aumentar los niveles de glucosa en la sangre. Si eres diabético, debes discutir con el médico sobre la posibilidad de llevar siempre encima una dosis de esta hormona por si se da una situación de emergencia y necesitas que alguien te lo administre.



Fuente original Mejorconsalud

قالب وردپرس