El Clásico del Caribe sigue cuesta arriba | www.ultimasnoticias.com.ve

El Clásico del Caribe sigue cuesta arriba


Ángel Aponte.- A medida que transcurre el tiempo se van desvaneciendo las esperanzas para la celebración de la Serie Hípica del Caribe 2020, evento que anualmente reúne a destacados corceles procedentes de los hipódromos ubicados en el área caribeña y que es tomado en cuenta para calibrar el progreso de la cría de las naciones que integran el área caribeña.

La larga inactividad en los circuitos adscritos a la Confederación Hípica del Caribe, debido a la pandemia del Covid-19 que ha golpeado duramente la salud, economía y el deporte en el mundo, así como la cercanía de la fecha para montar el espectáculo en Gulfstream Park o La Rinconada, ante la declinación de las autoridades del óvalo de Camarero, Puerto Rico (ante los daños ocasionados por el huracán María), conspiran contra su realización

De acuerdo con lo aprobado por votación mayoritaria de los delegados de la Confederación, reunidos el pasado mes de diciembre en Hallandale Beach, Florida, Estados Unidos, la Serie Hípica del Caribe, cambiaría de sede en 2020 para Puerto Rico, pero por el problema de logística presentado en el óvalo puertorriqueño, quedaron Florida y Venezuela, como posibles sedes alternas ya que para 2021 le tocaría el turno a Panamá.

Hipódromos sin carreras

Los hipódromos Presidente Remón de Panamá, V Centenario de República Dominicana; Las Américas de México; Camarero de Puerto Rico; Santa Rosa Park en Trinidad-Tobago y La Rinconada de Venezuela,  no realizan carreras desde el pasado mes de marzo y aún no tienen fecha definida para reabrir sus puertas, lo que pone cuesta arriba la celebración del evento anual.

También hay que tomar en cuenta que el tiempo sigue su inagotable camino y no existe una programación definida que les permita a las autoridades de los óvalos caribeños cumplir con la secuencia de las carreras selectivas del año, así como a los entrenadores y propietarios planificar una campaña de los probables aspirantes a competir en las carreras seleccionadas para dicho evento, programado para la primera semana del mes de diciembre.

Aumentan los costos

Si las autoridades de Gulfstream Park, hipódromo que mantiene las actividades a puerta cerrada y bajo estrictas medidas de higiene y seguridad, aceptan el reto de montar el Clásico Internacional del Caribe, sería fuerte reto para los propietarios de caballos venezolanos, que además de no contar con ingresos por la paralización del espectáculo, tampoco tienen a los ejemplares debidamente fogueados, aparte que los costos de traslado se han elevado, debido a la ausencia de vuelos directos a Estados Unidos y tal como el año pasado, tendrían que hacer escala en Colombia o Panamá.

García Mosquera: no es viable para Venezuela

Ramón García Mosquera, un entrenador que ha brindado apoyo a la Serie Hípica del Caribe y a la hípica criolla en los últimos años, considera que la actual situación en los hipódromos que no presentan carreras  es muy delicada y los propietarios son los principales perjudicados, debido al alto costo de las pensiones que oscilan entre los 250 y 300 dólares mensuales y el traslado de un corcel a Estados Unidos sería un gasto extra que solo se pudiera recuperar ganando la carrera.

 “No sería viable para Venezuela asistir al Clásico del Caribe anunciado para la primera semana de diciembre en Gulfstream Park, debido al poco tiempo que nos separa del evento, el período sin correr que tienen los corceles alojados en La Rinconada y los costos que representan llevar y mantener un caballo para la carrera. No es solo el transporte, también hay que pagar veterinario, caballerizo, galopador  y otros gastos”, manifestó el preparador que recordó el tiempo que tardaron los corceles criollos en el viaje de regreso a Venezuela.

“Los caballos tardaron más de dos días para llegar al país desde Miami, debido a la escala que tuvieron que hacer en Colombia, donde fueron bajados del avión y permanecieron más de tres horas”, dijo García Mosquera.

En relación a montar la Serie Hípica del Caribe en Caracas aseveró: “En el Hipódromo La Rinconada tenemos más de dos meses sin carreras y es difícil llevar a un caballo para correr en 1.800 o 1.900 metros sin estar debidamente fogueado. También tenemos algunos problemas con el agua, situación que las autoridades hípicas han sabido manejar para surtir el área de caballerizas y mantener en condiciones los senderos y la pista principal”, dijo el preparador, que le hizo un llamado a los propietarios para que no abandonen a sus pupilos, ya que en su caso, un inversionista se olvidó de dos caballos que tiene a su cuido y él tiene que correr con todos los gastos de alimentación y medicina. ¿Qué voy a hacer?, no los puedo dejar morir de hambre en la cuadra, tengo que alimentarlos, enfatizó Mosquera.



Fuente: www.ultimasnoticias.com.ve

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion