Acusan al príncipe de Arabia Saudí de «hackear» el móvil de Jeff Bezos, el hombre más rico del mundo | www.abc.es


MADRID
Actualizado:

Guardar

La confianza es lo que mueve el mundo. El pegamento de las sociedades. Y es de lo que se aprovechan los ciberdelincuentes para derribar las fronteras digitales. Una bomba mediática ha dirigido sus misiles a Arabia Saudí, que ha sido acusado de está detrás del «hackeo» del teléfono móvil de Jeff Bezos, fundador del gigante del comercio electrónico Amazon y el hombre más poderoso del mundo. En respuesta a esta polémica, el régimen saudí ha asegurado que los autores pertenecen a Reino Unido.

El dispositivo del multimillonario estadounidense fue «pirateado» en 2018 después de recibir un mensaje en formato vídeo a WhatsApp que, aparentemente, había sido enviado desde la cuenta personal del príncipe heredero de Arabia Saudí, Mohammed bin Salman, según ha avanzado el medio británico «The Guardian», que ha tenido acceso al informe forense. En la investigación se apunta a que el vídeo incluía un archivo de código malicioso que se infiltró en el «smartphone» del hombre más rico del mundo.

Una técnica que «posible» porque «todos los programas son suscetibles de tener vulnerabilidades» y «muchas de esas vulnerabilidades a veces las desconoce el fabricante», según explica a ABC Lorenzo Martínez, experto en seguridad informática. «Es posible ejecutar esta técnica si conoces una vulnerabilidad que puedas explotarla». Las primeras pesquistas revelan a que el mensaje de contenido cifrado procedente del número utilizado por el príncipe heredero saudí contenía un archivo de código malicioso que permitió acceder a material sensible de Bezos en cuestión de horas.

«Los informes recientes que sugieren que el Reino Unido está detrás del ataque al teléfono de [Jeff] Bezos son absurdos. Hemos abierto una investigación acerca de esta denuncia para que podamos esclarecer los hechos», añadieron fuentes de la embajada de Estados Unidos en un mensaje publicado en la red Twitter. Amazon, por su parte, no ha confirmado las acusaciones.

Esta revelación se produce en medio de una tensa relación entre el director ejecutivo de Amazon y el gobierno de Arabia Saudí, cuya relación se había deteriorado el pasado año después de que «The Washington Post», medio de comunicación del que Bezos es propietario, sobre el asesinato de su columnista y periodista saudí Jamal Khashoggi.

Una información que suscitó las iras del régimen saudí, que ha negado que atacara el «smartphone» de Bezos y ha insisitido, además, en que la muerte de Khashoggi fue una «operación deshonrosa». En diciembre, un tribunal saudí condenó a ocho personas por su participación en el asesinato durante un juicio que, según organismos internacionales, no tuvo la seguridad jurídica óptima.

Fuentes atribuidas al máximo responsable de seguridad de Jeff Bezos ha asegurado, en cambio, que Arabia Saudí tuvo acceso a su dispositivo y logró obtener información privada, como sus relaciones personales. El pasado año el fundador de Amazon anunció su divorcio con la novelista MacKenzie Bezos después de 25 años de relación.



Fuente: www.abc.es

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion