Errores comunes que llevan al fracaso | www.extra.ec


Arrancar con un negocio es el desafío de todo emprendedor. Sin embargo, el camino nunca es fácil y no todos logran sostenerlo en el largo plazo.

Según datos de la revista Forbes, el 90 % de las startups fracasan en los primeros cinco años. ¿La razón? El modelo de negocios, en la mayoría de los casos, no establece una visión hacia el futuro, la velocidad de producción es muy lenta y la ejecución no se mantiene en el tiempo.

“Las startups son tan buenas como las personas que la componen y siempre debe estar claro que el cliente define la dirección de la compañía y no al revés. Y ese es el gran problema”, destaca la ingeniera en Comercio y Finanzas Andrea Villamil, también precursora del proyecto Bionima (carbón orgánico).

Por ello, dice Villamil, todo emprendedor debe desarrollar desde sus comienzos un hábito por formarse y estudiar ‘de cabo a rabo’ el área donde vas a desarrollar su negocio. Eso le permitirá, por ejemplo, alcanzar mejores resultados, mejorar tu desempeño continuamente, especializarte y alcanzar niveles altos de excelencia en todo lo que decidas emprender. “La idea es que te conviertas en el mejor y número 1 de tu área”, dice.

Lee también: Hasta $ 1.500 de crédito para emprendedores de Guayaquil

Sin embargo, el emprendedor ecuatoriano lo hace por “diversión, emoción y porque está de moda”, olvidando realmente lo que significa empezar un negocio.

Errores comunes que llevan tu negocio al ‘hueco’

Se olvidan del plan de negocios

La mayoría de los emprendedores —comenta Villamil— tiende a comenzar sus empresas con mucho entusiasmo y para ello es muy necesario tener presentes los datos ‘pepa’ para emprender tu negocio, adquirir productos de calidad y tener respaldo financiero.

“Debes conocer el mercado en el que te estás involucrando, analizar el rango de precios, la rentabilidad, los costos y su inversión requerida”, advierte la ingeniera.

Por eso, un plan de negocios te ayudará a planificar tu proyecto y te ayudará a comprender los puntos esenciales para evitar errores, conseguir el capital necesario, aplicar una buena estrategia de ventas que garantice utilidades y sobre todo, conservar la visión empresarial.

Lee también: Negocios online, la ventana del emprendimiento

“Voy a ganar dinero desde el primer día”

“Este es el uno de los más comunes y decepcionantes para el nuevo empresario”, se irrita Villamil, porque ganar dinero desde el principio es casi imposible.

Lo normal —considera— es que pasen por lo menos 6 meses para que generes ganancias, más no utilidad. Es decir, el retorno de la inversión durará mucho en regresar a tu bolsillo.

“Recuerda que tienes recuperar la inversión, pagar gastos y analizar los números de tu emprendimieto. Lo que no se controla, no se puede mejorar”, dice.

-No contar con suficiente dinero para operar

Crear una empresa sin suficiente dinero te llevará, en muchos casos, al fracaso. Aunque, si bien, existen diversas fuentes de financiamiento para nuevas ideas, el otro punto es el flujo de caja. De hecho, muchos empresarios y gestores fracasan en sus nuevos negocios porque subestiman los peligros del cashflow.

-Pensar que las cosas “se venden solitas”

Aunque como empresario, emprendedor o dueño de una tienda, tengas el mejor producto o servicio del mundo si nadie lo sabe ni lo promueves de forma correcta de nada te sirve.

Por otra parte, si ofreces un producto relativamente bueno y tus clientes satisfechos lo promueven será bueno para tu negocio. “En marketing se llama el ‘boca a boca’, pero tenemos nuevos herramientas que ayudan a incrementar la difusión de nuestro producto: las redes sociales y medios tradicionales”, indica. Y eso es porque muchas veces no se cuenta con alguien cerca que nos ayude inyectando ideas frescas.

Lee también: Ley de Empredimiento: 5 claves para entenderla

“Aunque hayas sido profesional en el área o no, debes ser experto en el nicho y operatividad del negocio que vayas a desarrollar y prepararte muy bien antes de iniciar”, son las palabras del economista Heriberto Medina, catedrático de la Universidad Católica de Guayaquil.

Él dice que debes conocer a profundidad las necesidades reales del mercado y de tu potencial cliente, validar que realmente ese producto o servicio sea una solución. Además, tienes que verificar qué está haciendo tu competencia, cómo ofrece sus productos o servicios, cómo los comercializa, qué opina el cliente de tu competencia.

“Conociendo esto al detalle y en base a los hallazgos, construyes tu propuesta de valor y cómo te vas a diferenciar de competencia. Es decir, qué es lo ‘bacán’ haces tú. ¿Por qué tu cliente te compraría a ti y no a tu competencia?”, cuestiona Median.

Las verdaderas empresas exitosas se forman con base en un buen equipo de socios dispuestos a apoyarse. “Uno de los grandes retos que enfrentan los emprendedores es creer que tienen la capacidad de poder solos contra todo”, dice, ya que al estar rodeado de gente con tus mismos intereses te puede beneficiar tanto moral como económicamente.

En otras palabras, estarás más motivado en llevar tu negocio al éxito si te rodeas de aquellos que compartan tu misma visión.

-No saber nada de gestión empresarial

Por ejemplo, un electricista que trabaja para una empresa de construcción decide emprender. Es decir, ya no quiere responder ante nadie y piensa que podría hacerlo mejor trabajando con su propia microempresa.

¡Esto es excelente! Hasta aquí todo va bien. Pero esta persona quizás no tiene claro un punto importante. Aunque posee las habilidades para hacer un buen trabajo como especialista en electricidad, carece de habilidades para administrar un negocio con éxito.

Lee también: ¡’Pilas’, no basta solo la emoción al emprender!

“Por ejemplo, capaz no sabe conseguir clientes, desconoce normas legales que debe cumplir al firmar un contrato de servicio. Tampoco quiere lidiar con la compra de insumos, etcétera”, expresa Medina.

Con el tiempo —sostiene el economista— su entusiasmo irá disminuyendo. “Las complicaciones de la gestión de la microempresa, hará que al final cierre y regrese a trabajar para el mismo u otro empresario”, lamenta.

-Falta de claridad

Otro error o factor de fracaso es la falta de claridad. Si quieres aventurarte en el camino del emprendimiento, menciona, debes poder responder estas interrogantes con absoluta precisión y fundamentos suficientes antes de iniciar:

– ¿Para qué quiero emprender?

– ¿Por qué la gente necesita de tu producto o servicio?

– ¿En qué cambia la vida de tu cliente por adquirirlos?

– ¿Cuánto aspiras ganar?

– ¿Qué soluciones brindas al mercado?

– ¿Qué de innovador tiene mi emprendimiento?

Así las cosas, debes evitar estos garrafales errores, si quieres formar parte de las estadísticas de emprendimientos exitosos. “Me imagino que todos los emprendedores quieren eso, entonces debes tomar acción y formarte antes que sea demasiado tarde”, aconseja.

Acorde al Global Entrepreneuship Monitor (GEM), en Ecuador, los resultados muestran que un total de tres millones de personas empezaron el proceso de puesta en marcha de un negocio o poseían uno con menos de 42 meses de antigüedad, lo que representaba el 29,6 % de la población entre 18 y 64 años.

Pero persisten las dificultades para que un emprendimiento supere la barrera de los tres meses de operación, los problemas de financiamiento y falta de rentabilidad fueron las principales razones de decontinuación, según el GEM.



Fuente / Créditos: www.extra.ec

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion