Padre clama por ayuda para su hija, quien quedó inmóvil luego de accidente de tránsito en Quito | Ecuador | Noticias | www.eluniverso.com

Quito –

Érika Luje logra mover su cuello con dificultad. Su cuerpo está completamente destrozado. La joven, de 22 años, fue víctima de un accidente de tránsito el 23 de diciembre de 2019, en Machachi. Un carro la impactó y su cuerpo sufrió graves lesiones.

El diagnóstico médico de Érika fue fractura de clavícula, cadera, pelvis y tobillos, así como afectaciones a su columna. Ella necesita nueve cirugías y su padre Segundo Luje, quien labora como albañil, no tiene dinero para costear estas operaciones.

El conductor del vehículo quedó libre y no pagó ninguna indemnización. Al contrario, días después la familia se enteró que él era quien les seguía un juicio para que Érika pagara los daños del automotor, dice el padre de la víctima.

Movilizar a Érika hacia las casas de salud para las consultas y revisiones cada vez se hacen más difíciles para su familia. Su vivienda está ubicada en el barrio La Unión, en el cantón Mejía, a unos 45 minutos de la Panamericana Sur.

Los clavos que le colocaron en el abdomen serían retirados en un mes aproximadamente; sin embargo la preocupación del padre pasa por los gastos económicos. Sólo la primera cirugía les costó alrededor de $ 4.600, valor que aún deben pagar de alguna forma.

Por desconocimiento de trámites legales, Segundo ha optado por dejar todo «en manos de la justicia divina», pero clama por ayuda para su hija a alguna fundación o autoridades.

Según testigos del accidente, el conductor del carro que la impactó estaba supuestamente en estado etílico y las versiones del parte policial no coincidirían.

Segundo tuvo que dejar su trabajo para atender a su hija. Su esposa falleció hace unos años y es él quien se encarga de asear, alimentar y acudir a todos los llamados de su hija. Por su avanzada edad, Segundo tiene el oído deteriorado, por ello colocó un colchón en el piso, junto a la cama de Érika, pues así está cerca para escucharla.

La joven espera recuperarse, volver a caminar y cumplir su sueño de estudiar.

Para quienes quieran realizar donaciones o entregar ayuda a Érika, pueden comunicarse a los números: 093 – 946 – 6672 o al 096 – 958 – 8928. (I)





Fuente / Créditos: www.eluniverso.com

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion