CIDH atenderá a víctimas de DD.HH. en frontera colombiana si Maduro impide su entrada a Venezuela | sunoticiero.com


Nunca como ahora una visita de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) causa tanta inquietud en el Gobierno de Nicolás Maduro, en el marco de la gran cantidad de hechos que demuestran la violación de los derechos humanos de civiles y militares, de celdas de tortura como La Tumba en el Servicio Bolivariano de Inteligencia (SEBIN) o la Casa de los sueños en la Dirección General de Contrainteligencia Militar (DGCIM) en su sede principal de Boleíta en Caracas.

Esmeralda Arosemena de Troitiño es la presidente de la CIDH y relatora para Venezuela y Paulo Abrao es el Secretario General. Se prevé que la CIDH visite a Venezuela entre el 3 y el 8 de febrero del 2020, en una “Observación In Loco”, que consiste en observar e informar a la comunidad internacional sobre la situación de los derechos humanos en Venezuela, ya que es el método que más usan los organismos internacionales, entre ellos la Organización de Estados Americanos (OEA), Organización de las Naciones Unidas (ONU), Organización Internacional del Trabajo (OIT), entre otras instituciones, como manera de observar los estándares nacionales de protección de los derechos humanos.

La Comisión también realiza visitas in loco con la finalidad de analizar temas específicos que son materia de relatorías, como las condiciones de los centros penitenciarios y el status jurídico de los detenidos, situación de los trabajadores migrantes y sus familias, libertad de expresión, entre muchos más.

Una vez que realizan la visita, esas relatorías presentan un estudio, a nivel del hemisferio, sobre el o los temas de estudio, soportándolo principalmente en las observaciones in situ que hayan realizado en el país que invita a la Comisión.

Ahora bien, la CIDH es un órgano de la Organización de los Estados Americanos (OEA), institución que ha mantenido una situación bastante conflictiva con Nicolás Maduro, además de que la Comisión no fue invitada por su Gobierno sino por Juan Guaidó en su figura de presidente interino.

Las víctimas

Desde el año 2014 la situación de la violación de los derechos humanos en Venezuela se ha agudizado. La estructura de poder del Gobierno, en combinación con los tribunales, las fiscalías, los cuerpos de inteligencia y las policías y/o cuerpos militares de orden público.

El objetivo principal de la CIDH es entrevistarse con víctimas de violaciones a los derechos humanos en Venezuela o con sus familiares, entre las que estarán presos comunes y políticos, enfermos que no han recibido la necesaria atención médica, también sindicatos, estudiantes, mujeres, autoridades de las universidades autónomas entre otras más.

Aunque el Estado venezolano está obligado a garantizar que el trabajo de la Comisión se realice sin ningún tipo de interferencias, así como a brindar todo el apoyo que sea necesario para el éxito de esta visita, el conflicto político existente en el país amenaza el éxito de la visita porque funcionarios en la frontera han manifestado que la orden es que los miembros de la Comisión no entren a territorio venezolano.

La última visita que la CIDH hizo a Venezuela fue la de mayo de 2002 por invitación del entonces presidente Hugo Chávez Frías, para que constataran la situación del país. Era un escenario totalmente distinto porque entonces los cuerpos de seguridad no ejecutaban acciones violatorias de derechos humanos en la magnitud de las que sí ocurren ahora en Venezuela.

Infobae

SuNoticiero



Fuente sunoticiero.com

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion