Netflix aumentó sus ganancias en 54% en 2019 pero despierta dudas | www.bancaynegocios.com


La multinacional estadounidense del entretenimiento en «streaming» Netflix anunció que cerró su ejercicio fiscal 2019 con unos beneficios de 1.866 millones de dólares, lo que supone un 54% más que el año anterior, pese a haber empezado a dar señales de desaceleración.

La firma con sede en Los Gatos (California, EE.UU.) facturó entre enero y diciembre del año pasado 20.156 millones de dólares, por encima de los 15.794 millones ingresados en el período anterior y vio incrementar sus abonados a escala mundial en 27,8 millones.

Durante los pasados 12 meses, los accionistas de Netflix se embolsaron 4,26 dólares por título, más que los 2,78 conseguidos en 2018, a la par que la compañía incrementaba su deuda a largo plazo desde los 10.360 millones con los que cerró diciembre del año pasado hasta los 14.759 millones actuales.

Estas buenas cifras correspondientes al global del año esconden las dudas que Netflix despertó por primera vez entre inversores y analistas durante el año pasado y que se mantuvieron con los resultados trimestrales de este martes.

Pese a seguir creciendo a escala global, la compañía que dirige Reed Hastings consiguió durante los pasados 12 meses una cifra menor de nuevos suscriptores en dos mercados clave: América Latina, donde únicamente consiguió 5 millones de nuevos suscriptores frente a los 6 millones de 2018, y EE.UU. y Canadá, su principal mercado y donde los nuevos abonados bajaron a menos de la mitad.

En global, Netflix logró en 2019 27,8 millones de nuevos clientes (por debajo de los 28,6 millones de 2018) para situarse en un total de 167 millones de suscriptores en el mundo, con las regiones de Europa-Oriente Próximo-África y de Asia-Pacifico como principales motores de crecimiento.

El aspecto que desde hace meses más preocupa a los analistas es la evolución de la empresa en EE.UU., su país de origen, en el que tiene el mayor número de suscriptores y en el que en julio, por primera vez en ocho años, perdió más suscriptores de los que ganó, haciendo sonar todas las alarmas.

Ese dato, sin embargo, no se convirtió en tendencia, y meses después la empresa regresó a los incrementos netos en cuanto a clientes, pero eso sí, con un ritmo de crecimiento muy por debajo de lo que había venido siendo habitual.

La empresa anunció que entre octubre y diciembre -una de las mejores épocas del año para Netflix por su coincidencia con la campaña navideña- sólo ganó 423.000 nuevos abonados en EE.UU., significativamente por debajo de los 600.000 que ella misma había pronosticado hace tres meses.

Además, durante el pasado trimestre la firma de Los Gatos (California) puso toda la carne en el asador con dos estrenos de producción propia muy esperadas, muy promocionadas y que han sido éxitos de crítica: «The Irishman» de Martin Scorsese con Robert de Niro, Al Pacino y Joe Pesci, y «Marriage Story» de Noah Baumbach con Scarlett Johansson.

Si el presente ya arroja dudas sobre el que pese a todo sigue siendo el líder indiscutible del «streaming», el horizonte es aún menos halagüeño, con la previsible competencia feroz que se abre en este campo de la mano de Disney+, Apple TV+ y las futuras Peacock y HBO Max.

Los resultados de Netflix fueron recibidos con cierta satisfacción en Wall Street y sus acciones subían un tímido 1,45 % hasta los 343,16 dólares por título en las operaciones electrónicas posteriores al cierre de los mercados neoyorquinos.



Fuente www.bancaynegocios.com

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion