Una procesión de oraciones en las calles de la fe | noticialdia.com


 
enero 14, 2020 – 6:00 am

Ilustración: Argelia Nuñez

Cada 14 de enero la Divina Pastora, Patrona de Lara, sale a llenar de bendiciones a su feligresía tal como lo hizo hace 164 años atrás
La Divina Pastora Patrona del estado Lara, reúne cada 14 de enero a miles de venezolanos y visitantes que llenan las calles de esa región de devoción, fe y esperanzas en un recorrido de más de 7 kilómetros.

Vestida con sombrero pastoril, cubierta por un manto, sosteniendo en su mano izquierda al Niño Jesús y apoyando la derecha sobre un cordero se pasea la Divina Pastora sobre los hombros de fieles que trasladan su imagen desde su iglesia en el pueblo de Santa Rosa hasta la Catedral Metropolitana de Barquisimeto.

La Divina Pastora es una de las representaciones religiosas más queridas e importantes de Venezuela, su procesión es la más multitudinaria del país, es la segunda más grande de Latinoamérica y la tercera concentración de fe más imponente del mundo, pues en los últimos años ha reunido a más de tres millones de personas bajo la misma oración y sentimiento.

Milagros y peticiones a la Divina Pastora

La salvación de niños y niñas es uno de los grandes milagros que resaltan de la veneración por la Divina Pastora, favores que se multiplican todos los años y es una realidad que se refleja en la gran cantidad de madres y padres que llevan, cada vez más, a sus hijos e hijas a la procesión vestidas y vestidos de pastores y pastoras, en gratitud por un milagro, como el caso de Yuri Betancourt.

“Le pedí a la Divina Pastora por mi hija que le habían detectado un tumor congénito a través de una resonancia, le imploré por la sanación y que cuando le volvieran hacer la resonancia estuviera sana, cuando fui a buscar los resultados de la ya no había nada, hoy mi hija es una niña sana y ese milagro acrecienta mi fe hacia ella”, manifiesta Yuri Betancourt, devota de la Divina Pastora.

La fe por la Divina Pastora en indómita, pues muchos de sus feligreses aseveran que con solo tocar la imagen de la Virgen son sanados de inmediato, por lo que también se le conoce como “Pastora de Almas”, entre esos testimonios está el de Camila Andrade.

“En el 2009 cuando la Virgen visitó a Cabudare yo me encontraba enferma de la piel de mis manos y en una de las procesiones tuve la oportunidad de cargarla. Días después de eso sané y todo lo que tenía en mis manos desapareció gracias a la Divina Pastora”, afirma Andrade.

Las calles de la fe

Durante la procesión de la Divina Pastora cientos de familias se han abocado a armar en el frente de sus hogares un altar para rendirle tributo a la Santa Madre, y también para colaborar con quienes participan de la peregrinación, como el caso de Carlos Hurtado.

“Mi devoción por la Divina Pastora nace desde muy pequeño, ya que mi padre también fue muy devoto a la Virgen. Mi familia año tras año se reúne para caminar y verla pasar, al encontrarme con la Divina Pastora me lleno de mucha emoción y de lágrimas por todo lo que ella inspira porque es un sentimiento muy bonito de maternidad y de amor que la Divina Pastora refleja en su mirada, es algo realmente indescriptible, que hay que vivirlo y experimentarlo”, afirma Hurtado.

Este devoto asegura que este año le pedirá a la Divina Pastora por el país, y que les dé mucha fe y esperanza a todos los venezolanos para un mañana mejor. Los testimonios de personas que han sido favorecidos por la intercesión de la Divina Pastora son innumerables y la devoción traspasa fronteras ya que cada vez se suman más devotos en el mundo entero que forman parte de ese indescriptible río de fe.

Historia de la Divina Pastora

La veneración por la Divina Pastora inició en 1736, cuando el párroco de Santa Rosa encargó a un escultor que le hiciera una estatua de la Inmaculada Concepción, pero, por una extraña equivocación, en lugar de la Inmaculada Concepción, llegó al pueblo la imagen de la Divina Pastora, el párroco quiso devolverla pero, por mucho que lo intentaron, no pudieron levantar el cajón en el que habían colocado la imagen. A partir de ese momento la población interpretó este raro acontecimiento como señal de que la Divina Pastora quería quedarse entre ellos.

Un siglo después, un terremoto sacudió el pueblo en 1812, el templo donde se veneraba la Divina Pastora se desmoronó, pero su imagen quedó milagrosamente intacta, hecho que reforzó la creencia de los fieles de Santa Rosa de que la Virgen quería quedarse siempre entre ellos para protegerlos.

Pero el hecho que contribuyó a la consolidación definitiva de la Divina Pastora como Patrona del estado Lara fue en 1855, cuando se desató en Venezuela una terrible epidemia de cólera, familias enteras de Barquisimeto murieron tras el terrible mal; las medicinas, lamentos y plegarias eran inútiles, pero, desesperados y como último remedio, los pobladores decidieron sacar en procesión por las calles de Barquisimeto la imagen de la Divina Pastora para implorar su misericordia, la cual fue concedida, ya que, a partir de ese mismo día, cesó la epidemia de cólera, razón por la cual desde hace 164 años cada 14 de enero se celebra el Día de la Divina Pastora y se realiza este peregrinaje por las denominadas calles de la fe.

La Divina Pastora en el mundo

Se estima que al igual que ha ocurrido en los últimos años, tras la diáspora venezolana, los guaros en el exterior saquen una réplica de La Divina Pastora a recorrer las calles de países como Chile y Argentina.

 

Luis Fernando Herrera

Noticia al Día 





Fuente noticialdia.com

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion